Columna para cantar

Es posible que más de uno diga que el país no está como para cantar, sin embargo, yo creo que mientras peor esté la situación, necesitamos animarnos para seguir. Además, los respiros son necesarios y uno puede tener esperanza con cable en tierra. Cantar en Navidad puede servir para expresar nuestros deseos; es una forma de decir que esperamos lo que hoy no tenemos; es una buena manera de desear cosas buenas para otros, lo cual nos hace más humanos y mejores cristianos. Cantar en esta época es dejar que el Niño Jesús nazca entre nosotros, tan necesitados de ternura, humildad y “regalos”.

Les comparto mis estrofas de este año. Seguro que alguien en su entorno toca el cuatro, otro sacará una lata como tambora y, como dice una canción “cualquier cosa sirve de maraca“, pero la alegría la pone usted.

Puede cantarlas con música de parranda como “Córrela, córrela” o con la de aguinaldos tradicionales como “Corre, caballito” y algunas hasta con “Fuego al cañón”, que todo el mundo sabe. Algunas las repito todos los años, como esta:

“Esta es la parranda

de Fe y Alegría

que canta aguinaldos

 de noche y de día.

Ahí viene Jesús

con José y María

y pide su cupo

en Fe y Alegría.”

 

Hay otras deseando paz y cese de la violencia:

El Ángel Gabriel

 alzando sus alas

dice “Ya está bueno

 recojan las balas.”

Lo leí en el tuitter

el Ángel Gabriel

 suelten esos puños y pórtense bien.

Palabras bonitas

traen en el morral

 todos esos niños

 que van al portal.

Al Niño le pido

en la Navidad

 que sembremos todos

solidaridad.

Los Tres reyes Magos

 parecen hermanos

 dicen que defienden

Derechos Humanos.

 

Pero también están las nuevas, las que tiene que ver contra el Arco Minero y a favor de la naturaleza, que también es nuestra hermana, como diría San Francisco y nos lo recuerda el Papa Francisco. Pueden cantarla con esa parranda tan animada que dice: “Al llegar aquí, me saco el pañuelo para darle a todos feliz año nuevo”. Pero hágalo con este coro y estas estrofas.

Coro: Al llegar aquí, al llegar aquí,

digo lo que quiero,

que paremos todos al Arco Minero.

Estrofas

Yo no quiero oro

 yo quiero alegría

 pero para eso

no más minería.

Dijo el Niño lindo

con mucha firmeza

Hay que defender

a la naturaleza

Lo leí en el Facebook

 de José y María

 el agua se acaba

 por la minería.

Dicen los yekuanas

 también los kariñas

 el Arco Minero

no trae más que riñas.

Y luego, estas otras que nos permiten protestar “pacíficamente y sin armas”, tal como lo dice el artículo 68 de la Constitución y que es un derecho de nosotros:

Al Niño le pido

en esta oración

que venga y proteja

la Constitución,

El Ángel Gabriel

 oiga mis lamentos

 y que el Presidente

 no hable más de aumentos.

Les digo, señores,

 yo no quiero petros

 lo que me interesa

es que funcione el Metro.

Al Niño Jesús

pido en oración

que se pare pronto

 la hiperinflación

El Niño Jesús

 desde el firmamento

 repartió a los niños

los medicamentos

El Ángel Gabriel

se fije en mis males

y dote de equipos

a los hospitales.

Al Niño Jesús

pido en oración

no mueran más niños

por desnutrición.

Para Maracaibo

en la Navidad

ruego les devuelvan

la electricidad.

Allá vienen Gandhi, con King y Mandela

como hay apagón

se alumbran con velas.

San José y María

 también caminantes

 van acompañando

 a hermanos migrantes.

Y termine usted su parranda con “Fuego al cañón”, pero con esta letra:

¡Qué pelazón,

 qué pelazón!

 ya no nos alcanza

pal´ pan de jamón.

Estos soberanos

 están devaluados

 por más que trabajo

no dan pal´ mercado.

Y disculpen esta “digresión”:

Traigan las hallacas

 y también tamales para que en enero

gane el Cardenales.

Y finalmente, recuerde que:

 Yo no soy Ministra

 de la economía

 pero con mis versos

 reparto alegría.

Luisa Pernalete