Cultivar cada día el amor

Si Dios es amor y nos hizo a su imagen y semejanza, somos seres para amar. El sentido de la vida es el amor, y sin amor la vida no tiene sentido. El amor es fuente de alegría y vida, y nunca pesa más un corazón que cuando está vacío.

Lamentablemente, hoy se abusa mucho de la palabra amor y a cualquier sentimiento, deseo o atracción lo llamamos así. De ahí la necesidad de recuperar su auténtico significado y restituirle su profundidad y su misterio. De hecho, todos deseamos amar y ser amados. El gozo y la alegría más grande que los seres humanos podemos tener en esta vida es amar y ser amados. Una vida sin amor no puede desarrollarse sanamente. Si tantas personas siguen siendo tan mediocres, se debe a que nunca fueron amadas con un amor tierno y exigente. Y detrás de cada asesino, abusador o promotor de la injusticia y la violencia se encuentran seres escasos de amor, que no fueron amados lo suficiente o fueron amados mal. Son seres impotentes que no pueden expandirse en el amor y por ello destruyen todo lo amoroso y valioso de la vida. Con palabras de Alfred Adler “Todos los fracasos humanos son el resultado de una falta de amor”. Una persona inteligente, sin capacidad de amar, da miedo. Un individuo poderoso, insensible al amor, es un peligro.

Hoy, si bien se habla mucho de “hacer el amor”, se ignora que la cosa es al revés: “el amor nos hace”, nos constituye en auténticas personas. Sin amor no se puede ser plenamente humano. Desgraciadamente, hoy nos prometen la felicidad por el camino del placer (sentir más), el camino del éxito social y profesional (triunfar más), y el camino del dinero (tener más), pero no por el camino del amor (ser más). El problema más grave de nuestras sociedades es que si bien las personas fueron creadas para ser amadas, y las cosas para ser usadas, hoy amamos a las cosas y usamos a las personas.

Aunque se habla mucho de amor, nos estamos volviendo incapaces de amar. Muchos confunden el amor con la atracción física, con el gustar. Otros con el deseo sexual. Ignoran que, como lo definió Aristóteles: Amar es querer el bien para el otro.

El amor es un acto de la voluntad. Implica decisión, elección, coraje y capacidad de entrega y sacrificio para mantenerse firme en esa decisión. Un amor sin voluntad es un amor inmaduro, superficial, un mero sentimiento que va y viene según soplen los vientos. El amor funciona si lo hacemos funcionar. Hay que cultivar el amor, como se cultiva una planta: abonarlo, regarlo, evitar lo que pueda dañarlo, prevenir plagas, tormentas y sequías, analizarse permanentemente para descubrir qué actitudes o conductas dañan, empobrecen al amor y qué otras lo robustecen. Como todo lo que está vivo, el amor crece o muere. El amor vence a la muerte, pero la rutina y el descuido vencen al amor. De ahí la necesidad de alimentarlo todos los días con detalles, gestos, sonrisas, palabras…, para conservarlo vivo y hacerlo crecer. Con frecuencia, el fracaso de muchos matrimonios se debió a que, por dejar de alimentar el amor, lo dejaron morir de hambre.

Por confundir el amor con la atracción, el gustar o el deseo de posesión, muchas personas se enamoran y desenamoran con una gran facilidad, pero nunca alcanzan el verdadero amor. Amar a una persona significa preocuparse y ocuparse por su bienestar, por su felicidad. Quien ama quiere lo mejor para la persona amada. ¿Cómo puede decirte alguien “te amo” y después maltratarte o engañarte?

Por: Antonio Pérez Esclarín (pesclarin@gmail.com)

@pesclarin  |  www.antonioperezesclarin.com