Cumpleaños poco feliz, a propósito del aniversario de la LOPNNA

Los cumpleaños suelen ser alegres, aunque no haya dinero para la fiesta. Hoy los mensajes han sustituidos a los regalos y tortas. Sin embargo hay que decir que este cumpleaños de la LOPNNA, esa ley que se supone debe proteger a los niños, niñas y adolescentes (NNA), nos lleva a reflexionar sobre lo mal que está esa población que es responsabilidad de la sociedad, la familia y el Estado, quien es el último responsable, puesto que administra el presupuesto nacional, aplica la justicia, las leyes, además de diseñar y ejecutar las políticas públicas. Este aniversario está para “pedir perdón a los NNA”, como bien apuntó en un twitter la Red por los Derechos Humanos de NNA (REDHNNA).

Antes de hacer un paneo sobre cómo está de mal la situación de los derechos de NNA, es bueno recordar que si bien la LOPNNA se promulgó en el año 2000, el proceso para que fuera realidad había comenzado mucho tiempo atrás. Solo menciono que se creó una coalición, la CONGANI, en la cual organizaciones como CECODAP y Fe y Alegría entre otras (que actualmente forman parte de la REDHNNA), trabajábamos para promover la Convención Internacional de la cual Venezuela era signataria y ello le obligaba a adecuar sus leyes a ese instrumento internacional. “Ponle corazón a la Convención” era uno de los lemas. Hubo varios proyectos antes de llegar al que se aprobó en la asamblea de ese entonces.

Veamos por qué la REDHNNA considera que es necesario pedir perdón a los NNA. Solo un paneo de datos recientes.

1.- La Dra. María Yánez, @mariayanes, informó el 5/04 que en la Maternidad “Concepción Palacios”, en Caracas, las madres habían tomado las calles para protestar porque en dicho centro no habían vacunas, ¡ni la BCG se administra!, ni fórmulas lácteas, ni agua… Si sucede eso en Caracas, ¿qué queda para San Félix o el Delta Amacuro?

2.- La gente perseverante, sin descanso, de “Prepara Familia”, ha estado acompañando a las madres de niños hospitalizados en el “JM de Los Ríos”, porque no están recibiendo su alimentación diaria. También ahí hubo protesta el pasado día 5 por parte de las madres. ¡Eso en un hospital sobre el cual reposan medidas de protección dictadas por la CIDH! Vuelvo con mis comentarios: ¡un hospital que está en la mira de organismos internacionales! ¿Qué quedará para los “invisibles” del interior?

3.- Caritas ha estado alertando sobre el tema del avance de la desnutrición en los más pequeños. Son varias las ciudades donde están monitoreando. No hay manera de decir que no se sabe lo que está pasando. “¿La niña come bien?” preguntó el pediatra a la madre de Valentina, ante un cuadro de vómito y diarrea; la niña, de 7 años, contestó: “Bueno, a veces. Hay días que no hay para el almuerzo y no comemos” y la mamá con pena, reconoció que así era. No es para morir, pero, la pequeña le pidió a su madrina el día de su cumpleaños leche. No dijo nada de juguetes. ¡Para llorar!

4.- Vamos a La Guajira: José Manuel Vivanco, @JMVivanco, de HRW, según datos del Ministerio de Salud, dijo en un twitter, que murieron 16 niños wayúu menores de 5 años entre enero y finales de febrero, por causas asociadas a la desnutrición. Y, como referencia, recuerda que en el 2015 fueron 7 casos; en el 2016 ascendieron a 14 casos y el año pasado fueron 3. No me extraña que los wayúu estén inmigrando hacia Colombia.

Hay que añadir que el Sistema de Protección de NNA está realmente. “muy desprotegido”, valga la paradoja. ¿Cuánto gana un defensor? Conozco algunos que son verdaderos héroes. Añadamos también que los NNA siguen sin Políticas Públicas -con mayúsculas, no operativos-. Así no se avanza: sin datos sin monitoreo, sin recursos.

Gracias a Dios existen los que no se cansan de recordar que los derechos de NNA son Prioridad Absoluta tal como lo establecen el artículo 78 de la CRBV y el 7 de la LOPNNA– y la perseverancia rinde sus frutos, como las medidas otorgadas por la CIDH a los pacientes del “JM de Los Ríos” ya mencionadas. Por cierto, ¿cuál ha sido la respuesta del Gobierno? La verdad es que uno se pregunta: ¿quién gobierna para los niños, niñas y adolescentes?

Luisa Pernalete