Desarrollo del pensamiento

¡PENSEMOS EN LAS MATEMÁTICAS!

“Hoy es necesario un conocimiento de las matemáticas que permita aplicar las matemáticas a situaciones cotidianas, laborales y científicas, lo que no es factible sin su comprensión. Por lo tanto, lo que se valora actualmente es la capacidad de aplicarlas con flexibilidad y espíritu crítico” (Alsina y otros, 1996).

En el marco del Eje Desarrollo del Pensamiento, desde el Centro de Formación e Investigación Padre Joaquín, constantemente estamos pensando en cómo asumir los retos que nos plantea la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas, ofreciendo una educación matemática que privilegie en nuestros docentes el desarrollo y aplicación de los métodos, los modelos y estrategias que potencien las capacidades de explorar, investigar, inducir, resolver, representar, entre otras; de manera que se útil para el análisis de contexto y participar en las trasformaciones pertinentes.

En educación primaria necesitamos pasar de una matemática de conceptos rígidos y abstractos a una matemática de conceptos comprensibles y aplicables a diversos fenómenos de situaciones matemáticas, científicas y de la comunidad local, nacional y global. Por su parte, los maestros deben facilitar experiencias concretas que garanticen unos conocimientos elementales para que las y los estudiantes puedan aplicarlos en otras situaciones y contextos. Al respecto, en el documento sobre el análisis de la prueba PISA (2003), señala que utilizar y hacer matemáticas en una variedad de situaciones y contextos es un aspecto importante de la alfabetización o competencia matemática. La situación es la parte del mundo del estudiante en la cual se sitúa la tarea. El estudio PISA ha considerado situaciones de tipos: personales, educativas o laborales, públicas y científicas, éstas contextualizan y dotan de significado la tarea propuesta.

Es decir, no es suficiente con que el estudiante aprenda sobre las operaciones básicas, sino que debe saber hacer uso de ellas para comprender las situaciones de vida que se le presenta; es común que los estudiantes realicen correctamente las operaciones en los ejercicios que se proponen en el aula, pero cuando van de compra no son capaces de deducir cuánto les corresponde de vuelto, ni estimar el IVA de algún producto; o pueden saber mucho acerca de geometría plana, pero no logran calcular cuánto papel se necesita para envolver un paquete,  por citar unos ejemplos. De continuar con prácticas a espaldas de la vida extraescolar, en un futuro muy próximo las personas no podrán comprender los porcentajes que aparecen en un determinado artículo, ni leer las facturas de los servicios domésticos, no entenderán un préstamo, tendrían dificultad para leer e interpretar los gráficos que aparecen en la prensa referidos al ámbito político, económico o deportivo. No tomarán en cuenta la previsión de los gastos mensuales, ni optimizarán los recursos por no saber qué cantidades emplear de un determinado producto; tampoco comprenderán la arquitectura de los edificios que habitan o de grandes obras como catedrales, teatros, entre otros. La idea es preparar para la vida a los futuros ciudadanos en los aspectos más esenciales.

De allí la necesidad de fomentar en nuestras clases una enseñanza basada en el desarrollo de competencias matemáticas que considere el contexto de los estudiantes, que les brinde la oportunidad de aplicar lo aprendido en la vida real, desde un hacer- reflexivo sobre lo que se desarrolla en el aula. El hecho de que nuestros estudiantes adquieran un conjunto de competencias matemáticas que les permita desenvolverse efectivamente en su vida cotidiana, necesariamente implica que los maestros tengan consolidadas las competencias que ellos exigen a sus estudiantes. Por ello la importancia de contar con maestros que tengan el deseo, la voluntad y la capacidad de aprender día tras día, autoformarse y formarse como procesos necesarios para una educación matemática de calidad.

PROYECTO DE MATEMÁTICAS PARA EL NIVEL DE PRIMARIA

Las ideas anteriormente expuestas nos llevan a explorar las competencias matemáticas que poseen los maestros de las escuelas de Fe y Alegría, de manera que tengamos claridad (hasta cierto punto) de qué es lo que saben o desconocen nuestros maestros en el área de matemáticas y en función de esto atender a sus necesidades. Para conocer esta realidad, desarrollaremos un proyecto de formación dirigido a las y los maestros del nivel de educación primaria, el cual consta de una serie de fases (ver figura 1) que describiremos a continuación:

Figura 1. Fases del proyecto de matemáticas para el nivel de primaria

Actualmente, se están llevando en paralelo las fases de planificación y formación e implementación. Se han facilitado dos jornadas formativas en las que han participado aproximadamente 40 maestros de la Región Occidente, teniendo como responsable a Williana Noguera, docente investigadora en el área.