Encuentro del Provincial Rafael Garrido S.J. con las misiones de la Compañía de Jesús

En su visita canónica, el Provincial de Venezuela, Rafael Garrido S.J., se reunió con las misiones de la Compañía de Jesús el pasado martes, 26 de febrero, en la sede regional de Fe y  Alegría Occidente.

El encuentro giró en torno al cuidado de la persona, la cura personalis como lo definió el Provincial, para escuchar cómo están, cómo se sienten y cómo se ven las personas que hacen vida en la misión; de esta manera, reconocer cuáles son las pitas para orientar los retos y dificultades que enfrentan cada una de las Obras.  

En compañía del Padre Jorge Ulloa S.J., el Provincial invitó a todos los presentes a responder dos preguntas fundamentales: qué les preocupa y qué les da esperanza en medio de la situación que todos viven en el país. A lo que respondieron como causa de sus preocupaciones: el insistente desorden social, la calidad educativa -cómo continuar ofreciendo una educación de calidad si no se cuenta con los recursos necesarios-, el desgaste acelerado del personal al no solventar sus necesidades básicas por no tener un salario justo, la deserción en los distintos niveles educativos tanto de docentes como de alumnos y, sumado a esto, el abandono y desnutrición que presentan muchos niños y niñas en las escuelas.

Por otra parte, entre las esperanzas destacó el pensamiento creativo y alternativo del venezolano para dar respuesta a las situaciones que día a día se le presenta, el compromiso de muchos que aún apuestan por un trabajo de calidad a pesar de los obstáculos y carencias, pero, sobre todo, la alegría de los niños y la unión entre las personas para apoyarse en los momentos más difíciles.    

En su intervención, el Provincial animó a los presentes a no doblegarse ante la adversidad, tratar de vivir esta realidad de manera distinta comenzando por cambiar el lenguaje que utilizan para referirse al otro y, ante todo, “actuar en consecuencia del deseo”. También hizo referencia a la situación del país diciendo que existe una ruptura del juego democrático y para recuperarlo primero se debe educar al pueblo en democracia ciudadana.

A final, el Provincial hizo referencia a las “Preferencias Apostólicas Universales” de la Compañía de Jesús, las cuales se dividen en cuatro: a) mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento; b) caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad en una misión de reconciliación y justicia; c) acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador; y d) colaborar en el cuidado de la Casa Común.

El encuentro culminó con un llamado de atención por parte del Provincial, en el que expresó: “Lo peor que se puede hacer es no hacer nada”, como una invitación a las todas las misiones de la Obra para continuar el trabajo que vienen realizando y reforzar la colaboración entre los programas.