Hay que detener a Herodes

El 28 de diciembre se recuerda la matanza de los niños inocentes por allá, en Judá, y la Biblia nos dice (Mt. 2) que Herodes los mandó a matar. Y aunque en Venezuela este día se suele agarrar para hacerle bromas a otros y que “caigan por inocentes”, yo no estoy para bromas hoy: Herodes hace de las suyas en este país matando inocentes por todos lados. Veamos solo algunas notas de mi cuaderno diario.

En Maracaibo, en la UCI de Especialidades Pediátricas del Hospital Universitario, antes orgullo de la ciudad del sol amada, no funcionan desde hace 6 meses los aparatos de aire acondicionado. Leemos en El Pitazo del 10/12 que han muerto 10 niños con cáncer por falta de cupo en esa UCI. ¡Herodes contra inocentes! ¿Costará tanto arreglar esos aparatos?

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) en varias ocasiones ha alertado sobre el incremento de difteria en el país. Hay difteria en 17 estados del país. ¿Cuántos inocentes afectados? ¿Cuántos inocentes habrán muerto por falta de políticas públicas? Difteria: una enfermedad que estaba erradicada.

Vamos a Aragua, donde hace unas semanas, con espanto e indignación, nos sorprendió el caso del adolescente de 13 años que lideraba una banda. A su edad ¡ya había matado a varios! Y lo mataron. ¡13 años! Edad para jugar futbol, enamorarse, soñar… ¿Alguien le habrá tendido la mano a ese adolescente juzgado sin el debido proceso? Herodes matando inocentes ante el pecado de omisión de un Estado que no los protege. ¿Dónde están los programas de prevención de la delincuencia juvenil? Conozco casos de chamos en situación de riesgo que se han salvado porque una mano se les acercó, les hizo ver que la banda no tenía que ser su destino. Con pranes de 13 años no nos extraña que Aragua lidere la lista de tasas de muertes violentas, según el último informe del Observatorio Venezolano de Violencia: 107 por cada 100.000 habitantes. ¡Una epidemia! Herodes de mano con la falta de políticas de prevención para adolescentes.

Vamos a Ciudad Guayana. Según la Fundación por la Dignidad Sagrada de las Personas, organización nacida en una parroquia católica de San Félix, perseverante en eso de defender la vida, denunció que en esa ciudad ubicada entre el Orinoco y el Caroní, de enero a noviembre de este año que finaliza, murieron de manera violenta 111 niños. ¡Once niños cada mes y sólo en Ciudad Guayana! La Fundación dice que se ha basado en datos oficiales. ¿Quién previene esas muertes en la región con oro, coltan, bauxita? ¿Ha servido la minería para garantizar presente y futuro a sus niños, niñas y adolescentes? Herodes adornado con oro, mata a sus hijos pequeños.

Terminemos en Caracas. El hospital de niños JM de los Ríos, referencia nacional para la atención de la población infantil. Según Prepara Familia, ONG que lleva años acompañando pacientes en ese hospital, en los primeros 6 meses del 2018 fallecieron por desnutrición grave 34 niños en el centro asistencial. Y nada más en el servicio de nefrología murieron 12 niños en el 2017 y 9 han fallecido en el 2018. Solo estos datos del hospital son suficientes para hacer cualquier cosa y “detener a Herodes”. Un hospital, recordemos, que tiene medidas dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Ni hablar de Guaiparo, en San Félix, con sus servicios cerrados, o el de Barquisimeto, con bacterias que matan también. Herodes se viste de muchas maneras.

No hablo aquí de los Herodes que matan lentamente: los niños y niñas que están dejando de ir a la escuela por los malos servicios públicos -ya sea por transporte o agua, por mencionar los principales-, o por falta de alimentos; los que ven comprometidos su capacidad de aprender e incluso su estatura por falta de alimentación. Recuerden lo que siempre nos dice Cáritas y Susana al respecto. No toco el tema de las niñas y adolescentes empujadas a la prostitución de las fronteras. Esas muertes lentas también existen, silenciosas van acabando con los inocentes. Herodes vestido de ceguera y sordera.

Un país que se jacta de tener una legislación de avanzada, un país en el cual los derechos de los NNA son Prioridad Absoluta (Artículos 7 de la LOPNNA y 78 de la Constitución Nacional, todavía vigente). No hay duda: hay que detener a todos los Herodes.

 

Luisa Pernalete