La educación a la par de una sociedad globalizada.

Los grandes avances de las ciencias y de las tecnologías han arropado mundialmente las diversas dimensiones en las cuales el ser humano se desenvuelve: mientras avanzan los días, también lo hacen las nuevas formas de concebir el conocimiento y los medios tecnológicos con miras a facilitar la comprensión del mundo y la adecuación a él por parte de los hombres y mujeres que lo habitan. Por esta razón, actualmente la sociedad se sirve de esas herramientas para estudiar, leer, relacionarse con otros, hacer sus quehaceres en el hogar, mejorar el trabajo, entre otros tantos aspectos convirtiéndonos en una sociedad globalizada de intercambio permanente de información y comunicación.

Bajo esta perspectiva, la dimensión educativa en Venezuela no escapa del mundo cambiante en el cual estamos inmersos y hacemos sociedad. La educación de hoy debe estar a la par y a la velocidad que marcan los cambios informáticos y científicos que están, como una de las aristas principales, en la cima de la globalización. Numerosos autores (Caroll, 2008; Guerrero, 2004; Tejada, 2000) opinan que hoy en día estamos bajo una segunda “revolución industrial”, también considerada por otros como la “era de la comunicación”, dado que está relacionada directamente con el avance vertiginoso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). En función de ello, la realidad en la praxis educativa debe adaptar su estructura y dinámica educativa en cuanto a la organización de los pensum de estudio, a la productividad de los conocimientos en el aula y al manejo de las actividades escolares, entre otros aspectos.

No es un secreto para nadie que actualmente, por ejemplo, los jóvenes estudiantes de Educación Media están estrechamente ligados a los cambios que han acarreado las TIC. Viven en una sociedad donde imperan las noticias que se presentan con inmediatez, las comunicaciones se ejecutan a través las redes sociales y la búsqueda de conocimientos se hace a través de la web, dejando a un lado, si se quiere, los libros de texto. Al estudiante de hoy le resulta más fácil y práctico acceder a la web para la búsqueda de la información que necesita, en vez de recurrir al libro impreso. De esta manera, su modo de concebir y transformar la información en conocimiento se perfila a partir de las herramientas tecnológicas que posee ya sea mediante una computadora, teléfonos inteligentes, tablets u otras.

Ante ello, es ideal que la institución o centro educativo cuente con una sala telemática o laboratorio de informático en pro de incentivar en los estudiantes el manejo adecuado de las TIC desde la creación y ejecución de actividades grupales, para así cubrir la dimensión tecnológica globalizada en la cual viven. Sin embargo, debemos reconocer que, en realidad, la mayoría de las escuelas venezolanas no poseen esas áreas, aunque puedan existir de nombre: ya sea por carecer de la dotación requerida (cantidad de equipos), por el hurto de los mismos o su abandono que, unido a la falta de formación de los docentes ante los avances de la tecnología educativa, entre otros factores, nos dejan rezagados en relación al uso de las TIC. Indiscutiblemente, la educación venezolana debe actualizarse con miras a la sociedad globalizada de hoy.

A pesar de lo anterior, es menester que los docentes de cada área de formación que se imparten en Educación Primaria y Educación Media General, adopten y adapten las TIC en su quehacer pedagógico tanto dentro como fuera del aula. Si los maestros de los primeros grados de educación no inculcan en sus estudiantes un buen uso de las tecnologías de la comunicación, al profesor de Educación Media le será un tanto más difícil emplearlas en su práctica pedagógica.

Esto resulta un desfase didáctico: el estudiante llega al salón de clases cargado de información nueva y actual que le proporcionan las TIC y encuentra a un docente empleando recursos y estrategias de enseñanza tan tradicionales como la pizarra y el libro de texto. Éste no es que no sea ideal consultarlo, pero, en la mayoría de ellos la información abordada ya se encuentra deslindada de los nuevos conocimientos. Esta situación debería inquietarnos dado que los científicos alegan que los conocimientos que manejamos actualmente pierden vigencia en tres años o menos, gracias a los avances de las ciencias (Guerrero, 2004). Por ejemplo, muchos docentes al abordar el tema del sistema solar siguen manejando la información que son 9 planetas quienes lo integran, cuando desde hace años hay datos que demuestran la existencia de otros.

Considerando todo lo anterior, el docente venezolano está llamado a hacer uso de las herramientas que nos ofrece el mundo globalizado mediante las TIC (internet, redes sociales, aplicaciones educativas, blogs, entre otras) y aprender a usar en el aula de clases dichas tecnologías para el beneficio de nuestros niños, niñas y jóvenes estudiantes. De esta forma contribuirá a:

 

  • Convertir la información en producción de conocimiento. La amalgama de información que es manejada por los estudiantes desde las redes sociales y la web suele ser tan grande que puede causar desinterés hacia ella. Por lo tanto, el simple hecho de disponer el docente de un sitio web (blog) donde colgar información seleccionada referente al área del saber que imparte, ayudará a sus estudiantes a encontrar la información necesaria y convertirla en aprendizajes para el debate, la discusión y la producción en el aula, así como servirá de espacio virtual para el encuentro académico, el compartir de saberes e intercambio fluido entre el docente y el educando. Así lo señala, por ejemplo Villalobos (2015), cuando indica que la aplicación de un blog educativo en la enseñanza de cualquier área del conocimiento permitirá la interacción entre los actores educativos y así crear una construcción colectiva de aprendizajes, abriéndose el camino para la “sociedad del conocimiento”, como la llama Caroll (2008).
  • Infundir en el estudiante el “saber conocer”, el “saber aprender” y “saber hacer”. Las TIC son una ventana abierta al mundo exterior que no conocemos a simple vista. En fracción de segundos un acontecimiento de cualquier índole ocurrido en Japón, puede saberse en Venezuela a través de la web o redes sociales, puesto que estos medios permiten la difusión de información acortando los tiempos de receptividad, por ende el conocimiento también viaja con inmediatez. En función de ello, en el aula los planteamientos teóricos y prácticos que se aborden deben versar a la par de esas realidades globales y, para tal fin, el docente ha de ser portador de información científica actualizada para motivar en sus estudiantes la confrontación de la misma, la reflexión sobre los conocimientos que manejan y su pertinencia, pudiendo crear un ambiente permanente de diálogo donde prevalezca la actualización de conocimientos y su análisis para así crear o recrear los mismos.
  • Lograr que el educando interprete, argumente y proponga. A través del uso de las redes sociales, chat de mensajería instantánea, aulas virtuales o blogs, el docente puede impulsar un diálogo de saberes donde sus estudiantes interpreten determinada información, brinde sus aportes, formule propuestas ya sea de manera individual y/o grupal de la temática tratada que posteriormente pueda divulgadas mediante carteleras informativas o en la web, en aras de hacer contribuciones al conocimiento de los demás. Labarca y col. (2017), puntualizan que las TIC forman parte del entorno de los estudiantes y su uso en la acción docente puede propiciar un diálogo de conocimientos.

Es hora de mirar desde otra perspectiva el uso y el manejo de las TIC en todos los centros educativos para así formar al hombre y la mujer que la sociedad globalizada está pidiendo.

 Por Lcdo. Ramón Labarca-Rincón

@RamonJoseLR

Referencias bibliográficas

Caroll, Shilling (2008). La educación en el contexto globalizado: distinciones entre discursos sobre las transformaciones de una sociedad centrada en el conocimiento. REXE, Revista de Estudios y Experiencias en Educación, Nº 14. Pp. 87-104.

Guerrero, Gerardo (2004). La educación en el contexto de la globalización. Rhela, Vol. 6. Pp. 343-354.

Labarca, Ramón; Barreto, Belmary y Solano, César (2017). El twitter como recurso para el aprendizaje significativo de la geomorfología local. Memorias de las II Jornadas de Investigación e Innovación Educativa y I Internacionales. Celebradas 07 y 08 de octubre de 2017. Universidad Nacional Abierta. Maracaibo, Venezuela. Pp. 464-475.

Tejada, José (2000). La educación en el marco de una sociedad global: algunos principios y nuevas exigencias. Profesorado, revista de currículum y formación del profesorado, Vol. 4(1). Pp. 1-13.

Villalobos, Eury (2015). Uso del Blog educativo en procesos de aprendizaje de Educación Ambiental. Revista de Investigación, Vol. 39, Nro. 85. Pp. 115-137.