Necesitamos enseñar y aprender en paz Con motivo del Día Mundial de la Paz Escolar

“Un compañero se burla de mi en el salón porque estoy gordita. No me gusta eso. Le dije que me respetara”. Hizo bien la pequeña Andrea, de segundo grado. Los apodos humillantes hay que considerarlo “violencia escolar” y, como todo tipo de violencia, hay que detenerla, sancionarla, prevenirla.

El 30 de enero se recuerda el día de la muerte de Gandhi, líder de la No – violencia. En algunos lugares de España, desde 1964, se empezó a celebrar el Día Escolar de la No violencia y la paz, siendo asumido en 1993 como una celebración internacional por parte de la UNESCO.

Las escuelas necesitan de un clima de paz, de convivencia pacífica para enseñar y para aprender; por eso, en medio de este mundo violento, en esta Venezuela con récord lamentable de muertes violentas, de malos tratos, un país donde insultar, gritar y golpear forman parte de la cotidianidad y en una escuela donde esa cultura de la violencia ha entrado, celebrar este día nos parece muy importante.

Un mundo sin violencia, sin herir, sin mentir, sin insultar y sin matar es una aspiración para muchos; la escuela tiene que formar niños, niñas y adolescentes, ¡además de familias!, para construir ese mundo, que no es otro que el de una sociedad justa y fraterna, eso forma parte de la misión de Fe y Alegría. Eso es lo que necesitamos, eso es lo queremos.

Proponemos aprovechar esta fecha y realizar acciones que promuevan la paz escolar, tales como: hablar de Gandhi a los estudiantes; reflexionar sobre la importancia de la paz escolar; que es mejor una mano extendida que un puño cerrado o un saludo que un insulto; que si posible la paz escolar y que la violencia se puede prevenir, reducir y erradicar; que no es normal lo que está pasando en Venezuela ni tampoco que en las escuelas existan abusos ¡especialmente porque son espacios para enseñar a convivir! También es necesario que visibilicen aquellas conductas violentas dentro de la institución como: las amenazas entre pares, los apodos humillantes, los gritos, los insultos, las exclusiones… De igual manera es un momento oportuno para reflexionar sobre la violencia del entorno contra la escuela (los robos, los tiroteos entre bandas que ponen en peligro tanto a estudiantes como al personal); que comenten qué les quita la paz y qué les genera paz en la escuela; que hoy o durante la semana, conjuntamente con sus maestros, se coloquen al ir a la escuela unos “habladores” o avisos con frases que convoquen a la paz. Pueden ser frases de Gandhi, de la Madre Teresa de Calcuta, Luther King, Jesús, Vélaz… que llamen a la convivencia fraterna. Que todos se enteren de la celebración de este día. Que logren plasmar mediante dibujos la paz escolar deseable. Se pueden organizar juegos cooperativos en el recreo; tal vez elegir premios Nobel de la Paz en cada aula; los colegios que posean cuentas de twitter que ese día pongan mensajes con la etiqueta #EscuelaEnPaz o #DíadelaNo–violenciayla paz escolar, para que se vuelvan tendencias en las redes.

Creo que la escuela venezolana debe tener como un eje transversal: Enseñar a convivir. Celebrar estas fechas nos ayudan.

Luisa Pernalete